Identikit, Interiores
Manda un comentario

Interiores: Pato Gil Villalobos puertas adentro

Colorida como su alma. Así es Dharma, la chacra en las afueras de José Ignacio donde la artista plástica Pato Gil Villalobos tiene su atelier y su hogar. Es una casa “de libre expresión”, bohemia, llena de luz y fuertemente vinculada a la naturaleza.

Es una casa sin dudas única, a imagen y semejanza de esta artista precursora del “Happy art” en estas latitudes y la responsable del cambio reciente de los zapatos gigantes en la explanada principal de Punta Carretas Shopping.

“Es una casa de libre expresión, no pensada para causar una buena impresión “, dice Pato con la naturalidad y frescura que la caracterizan. Cuando se mudaron, hace 17 años no había ni agua ni luz así que -salvo la casita prefabricada preexistente- “todo lo demás se fue haciendo con amor y dedicación”.

Incluso el jardín. Durante estos 15 años, mientras Pato pintaba, Flavio –su pareja y padre de sus hijos Sathya y Bindu- plantaba árboles. En ese terreno no había casi nada cuando adquirieron la chacra en La Botita, en las afueras de José Ignacio. Hoy esos árboles miden 20 metros de altura.

El atelier está disponible full time como una usina cultural. Hay varios sectores donde todo está listo para ponerse a pintar en el momento que uno esté inspirado. Relajado y lleno de color, hace honor a la artista.

El afuera entra por todas las ventanas. Es una casa que privilegia las aberturas, la luz natural y los amplios cristales que integran los espacios a la naturaleza. Así dispuesto, es de esos lugares que transmiten que están vividos, experimentados y explorados.

Se respira libertad no sólo por su excepcional vista al infinito desde todas las ventanas sino también por los colchones en el piso y las formas no rígidas de sus ambientes. “Simpleza, vida y alegría. Me encanta contar que tengo un pasillo de 100 metros sin techo que me lleva de mi refugio privado al lugar donde vienen amigos y seres lindos a ver o a comprar mis cuadros”, dice Pato.

La casa es privada de la familia. Visitantes y amistades son recibidos en el taller. Hasta allí han llegado personalidades como Marcelo Tinelli, Nicolás Repetto y hasta el ahora presidente argentino Mauricio Macri, que en verano son ni más ni menos que vecinos del barrio.

Una cosa divertida y especial del taller es que algunas paredes son directamente “paletas de pintor”. No les preocupa, además, que pisos y hasta muebles estén salpicados y manchados con pintura.

Aunque la casa-taller respira su personalidad por donde se la mire, Pato no siempre eligió esta manera de vivir. “Cuando viví en Buenos Aires, primero en la Recoleta y luego en Las Cañitas, mi departamento era totalmente minimalista con una mesa baja de sushi en el medio, todo súper ordenado… ¿lo podés creer?”, recuerda entre risas…

En tus zapatos

Para darle un toque distinto a los zapatos gigantes, Punta Carretas Shopping convocó a Pato Gil Villalobos esta primavera. El resultado: una explosión de alegría en uno de los espacios favoritos para selfies. “Fue un desafío y me fascinó hacerlo; agradezco que me hayan convocado para esta colorida misión; me sentí honrada de plasmar mi arte y mensajes que nos invitan a enfocarnos en el lado positivo de la vida”, dice la artista. “Ponerse en los zapatos del otro no es tarea fácil pero si lo lográs es un gran aprendizaje”, reflexiona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *